Así que la evolución se resume a la supervivencia del más apto (survival of the fittest)? Cuento! Por favor…

La idea de que la competencia es lo que lleva a la evolución adelante es tan necia como sorda, nace en y tiene el color de su tiempo. La observación empírica nos ha mostrado que el incentivo más grande en el proceso evolutivo es la necesidad de sobrevivir a través de la reproducción.

Y todos sabemos muy bien que reproducción y supervivencia implican colaboración: Un proceso de cooperación dentro de la especia misma, además de mantener un equilibrio dentro del ecosistema que circunda a los individuos de cada especie y les permite sobrevivir manteniendo todas las populaciones de seres sintientes de una manera sustentable, viable. El éxito de la evolución radica en la ayuda y el apoyo mutuos, no solo en nuestra capacidad de competir y luchar mutuamente. No hay vueltas que darle. O creen que la especie humana hubiera sobrevivido hasta hoy si lo que mejor sabemos hacer es competir?

Lo que mejor sabemos hacer es cooperar. Solidarizar. Actuar en redes de pares. Un diálogo implica a dos. Y así vamos, en todo, de dos en dos. Esto es una descripción empírica. De oído a boca. Mandar obedeciendo!

Entonces cuando te digan que compitas, propone mejor cooperar: Veamos todos el árbol genialógico del ser humano como especie. De medio-mon@s a mon@s. Y de pronto en una de sus ramas extensas te encuentras con tu propia cara, en el espejo del tiempo que nunca para. Del cambio eterno. Del mañana, en un año.

Déjate ser la/el simi@ que eres. Y punto. Verás que de pronto no es tan difícil entenderse a si mism@.

El apoyo mutuo no es cuestión voluntaria. Es una herramienta y un hecho, un factor concreto de la evolución. Hagamos entonces tod@s nosotr@s buen uso de ella!

La supervivencia del más aptoLa supere